El gobierno de Perú anunció a través de su primera ministra, Mercedes Aráoz, que retiró la invitación que envió al presidente venezolano Nicolás Maduro en noviembre para asistir a la octava Cumbre de las Américas, que se realizará en Lima los días 13 y 14. de abril; una semana de las criticadas elecciones presidenciales decretadas por la Asamblea Constituyente en Venezuela.

“No puede cruzar la tierra ni el cielo peruanos, no puede ingresar (a Perú) porque no es bienvenido”, dijo Aráoz en la estación de radio Radio Programas del Perú (RPP) en respuesta a las declaraciones del líder venezolano.

El presidente del Consejo de Ministros y también el vicepresidente segundo de Perú respondieron al anuncio hecho por Maduro de asistir a la cumbre en Lima a toda costa. para, agregó, decir la verdad del país.

La retirada de la invitación se debe, según Aráoz, al fracaso de las negociaciones con la oposición venezolana en las que no se llegó a un acuerdo después de que la Asamblea Constituyente, compuesta únicamente por diputados progubernamentales, adelantara las elecciones dejando a la oposición en desventaja, que tiene sus figuras principales con discapacidad política o en prisión.

Un episodio similar ocurrió en las instancias del Mercosur en diciembre de 2016, cuando el entonces canciller Delcy Rodríguez intentó ingresar por una ventana a la reunión del bloque en Buenos Aires después de la suspensión del país caribeño.

La oposición venezolana denuncia favoritismo por parte del gobierno debido a que, además del cronograma improvisado, la coalición opositora fue excluida en enero del proceso de validación de tarjetas electorales ya que la Suprema Corte de Justicia de Venezuela estimó que podría hacerlo conducir a los ciudadanos a una “doble militancia” ilegal y dejando la oposición, por ahora, sin una agrupación política conjunta.