Representantes de ambos ejecutivos se reunieron durante casi cuatro horas en la sede del gobierno regional en Barcelona como parte de una comisión bilateral que no se ha reunido desde 2011.

El primer ministro, Pedro Sánchez, y el presidente catalán, Quim Torra, acordaron reactivar la comisión cuando se reunieron el 10 de julio en Madrid.

Hubo algunos desacuerdos importantes, pero para poder decir normalmente que tenemos grandes desacuerdos también es importante, el ministro de administración regional de España, Meritxell Batet, quien encabezó la delegación del gobierno central, dijo a los periodistas después de la reunión.

Sánchez, que llegó al poder a principios de junio después de que una moción de censura derrocara a su predecesor conservador Mariano Rajoy, prometió mejorar las relaciones entre Madrid y los líderes catalanes, que proclamaron una república sin éxito el 27 de octubre tras una independencia prohibida

Pero los líderes a favor de la independencia, cuyo apoyo al voto de censura de Sánchez fue clave para su éxito y en quien se basa parcialmente para permanecer en el poder, han pedido medidas concretas.

Los líderes de Cataluña quieren hablar sobre la posibilidad de celebrar un nuevo referéndum sobre la independencia en Cataluña y piden la liberación de figuras separatistas en la cárcel mientras esperan juicio por su papel en el fallido intento de secesión de octubre.

Pero Batet dijo que el gobierno central había reiterado su oposición a un nuevo referéndum durante las conversaciones porque la Constitución no lo permite y dijo que le corresponde a los tribunales decidir si liberan a los líderes separatistas encarcelados.

El único acuerdo que surgió de la reunión fue el establecimiento de un calendario para nuevas conversaciones entre septiembre y diciembre.

Tenemos conceptos muy diferentes de normalidad, dijo el ministro regional de asuntos exteriores de Cataluña, Ernest Maragall, que encabezó la delegación catalana, después de la reunión.

El gobierno central no había presentado ningún plan para resolver el conflicto entre las dos partes, agregó.

El depuesto presidente de Cataluña, Carles Puigdemont, buscado por la rebelión en España y que sigue siendo influyente entre los separatistas, advirtió el sábado que Sánchez todavía tiene deberes para hacer.

“Esperamos que, una vez que terminen las vacaciones de verano, haya utilizado su tiempo, porque la luna de miel ha terminado”, agregó durante una conferencia de prensa en Bélgica.

COMPARTIR
Artículo anteriorEspaña: Finaliza la huelga de taxistas