Tres días de lluvia torrencial provocada por el huracán Willa el mes pasado destruyeron cultivos por un valor de al menos 100 millones de pesos (US $ 5 millones), según el alcalde de un municipio de Jalisco.

Jorge Luis Tello García dijo que más de 700 hectáreas de piña, papaya, chile, maíz, tomatillo y sorgo fueron dañadas por las fuertes lluvias que cayeron entre el 22 y 24 de octubre en Tomatlán, un municipio costero al sur de Puerto Vallarta.

Entre los agricultores afectados en Tomatlán hay 20 mujeres que pertenecen a un colectivo agrícola de adultos mayores exclusivamente para mujeres que cultiva piña.

Dos miembros, Engracia y Adelina, dijeron al periódico El Universal que perdieron toda su cosecha de cuatro hectáreas debido al huracán porque no pudieron acceder a sus tierras para salvarla.

“Llovió y llovió durante tres días, los ríos se hincharon, los caminos se cortaron. . . “No pudimos llegar hasta el sábado 27 de octubre, cortamos las piñas y las llevamos a Guadalajara, pero no fueron buenas, se pudrieron y el mercado nos las devolvió”, dijo Engracia.

Se encuentran entre las cerca de 1,000 familias de agricultores en la región que perdieron sus cosechas pero no pudieron acceder a la compensación del gobierno porque los servicios estatales de Protección Civil determinaron que no había daños suficientes para declarar el estado de desastre.

El alcalde dijo que cree que el gobernador Aristóteles Sandoval no está al tanto de la situación porque después de desastres naturales pasados, como el huracán Patricia en 2015, se brindó asistencia de inmediato.

“Lo que queremos es que ellos tengan un seguro disponible para los agricultores, para que nos ayuden”, explicó Tello.