La decisión de Europa de prohibir las importaciones de carne de varios proveedores brasileños afecta de 30 a 35% de las exportaciones del país al bloque y obligará a las empresas a encontrar nuevos mercados mientras los funcionarios trabajan para revertir la medida, dijo el ministro de Agricultura de Brasil.

La Unión Europea suspendió el jueves las importaciones de productos cárnicos brasileños, principalmente aves de corral, en una medida que afectó a 20 plantas en el país que habían sido autorizadas para exportar a la UE, según un comunicado de la Comisión Europea.
“Estuve en Europa la semana pasada y estábamos esperando una definición de cuántas plantas, si es que algunas, iban a ser eliminadas”, dijo el ministro Blairo Maggi a la prensa en Paraná después de que se dio a conocer la medida.

“Tenemos que iniciar conversaciones para restablecer estas plantas lo antes posible”, dijo.
Maggi señaló que el gobierno brasileño solicitará que se permita una misión comercial en Europa para negociar una revocación de la medida. Mientras tanto, dijo, las empresas brasileñas “tendrán que buscar nuevos mercados para sustituir rápidamente estas exportaciones”.

La prohibición también asestó un golpe al procesador de pollo más grande de Brasil, BRF SA, que tenía 12 plantas retiradas de la lista por la UE después de su participación en una investigación de seguridad alimentaria.

A principios de semana, el gobierno brasileño amenazó con presentar una queja ante la Organización Mundial de Comercio (OMC) para discutir sus afirmaciones de que las cuotas de importación de pollo de la UE incumplían las normas de comercio mundial.
El gobierno afirmó su intención después de la decisión de la UE el jueves, alegando que las restricciones comerciales europeas “no eran un problema de salud”.