Altos jefes de policía y otros funcionarios encargados de hacer cumplir la ley de todas las Américas se reunieron en el balneario uruguayo de Punta del Este para abordar algunos de los problemas más apremiantes del crimen organizado y el terrorismo.

La Conferencia Regional Interamericana de tres días sigue la reciente Operación Libertad que rescató a unas 350 víctimas potenciales de la explotación sexual y el trabajo forzado en el Caribe, Centroamérica y Sudamérica. “Esta conferencia tratará temas de gran importancia para nuestros ciudadanos”, dijo el Ministro de Relaciones Exteriores de Uruguay, Rodolfo Nin Novoa, durante la ceremonia de apertura.

“Interpol fortalece el diálogo necesario entre países para garantizar un intercambio de información eficaz y eficiente para combatir el crimen organizado”. El Secretario General de Interpol, Jürgen Stock, dijo que basarse en las fortalezas regionales es esencial para una sólida arquitectura de seguridad global que responda al cambiante panorama de amenazas.

“El uso de armas en la tecnología significa que el tráfico de drogas se está volviendo tan fácil como hacer un pedido en un teléfono inteligente”, dijo Stock. Más de 80 participantes de 31 países participan en esta conferencia de alto perfil. “Cuando los crímenes se cometen con el toque de un botón, las fuerzas de seguridad deben garantizar que su respuesta sea tan rápida y efectiva.

Esta es la razón por la cual Interpol está desarrollando un nuevo dispositivo que permitirá a la policía en todo el mundo tener acceso remoto a nuestras bases de datos, así como capacidades biométricas “, agregó Stock.

Según Interpol, un sospechoso de homicidio buscado en Buenos Aires fue arrestado antes. un año después de que la unidad de reconocimiento facial de la agencia identificara su imagen como posible coincidencia. El ciudadano eslovaco de 33 años era buscado con un aviso rojo por las autoridades checas y había estado huyendo después de un asesinato hace 10 años.

El domingo 8 de julio, un esfuerzo coordinado entre la Interpol y la Fuerza Especial de Migración (GEM) de Colombia también logró capturar a José Ramón Franco, un venezolano de 44 años que era buscado con un rojo aviso para el tráfico de drogas.

Franco fue arrestado mientras cruzaba el puente Simón Bolívar que conecta Venezuela con Colombia en la ciudad de Cúcuta. También se informa a los delegados sobre la creación de la división regional de lucha contra el terrorismo de la Interpol en América del Sur, y una de varias en todo el mundo, que trabaja estrechamente con el Centro Global de Contraterrorismo de la agencia.