Los investigadores han advertido que casi 11 millones de niños están en vías de morir de neumonía para 2030, y los que viven en la pobreza corren mayor riesgo.

Un análisis de Save the Children y la Universidad Johns Hopkins encontró que alrededor de 10.8 millones de niños podrían morir de la enfermedad en los próximos 12 años.

Pero al menos un tercio, unos cuatro millones, de estas muertes podrían evitarse si se mejoraran las tasas de vacunación, el tratamiento y la nutrición infantil, de acuerdo con los pronósticos de la herramienta Vidas salvadas (LiST) desarrollada por un equipo de Johns Hopkins.

“Esta es la última enfermedad de la pobreza”, dijo a The Telegraph Kevin Watkins, CEO de Save the Children. “Los niños que están desnutridos o que viven en barrios marginales urbanos suelen correr un mayor riesgo.

Hay algo indescriptiblemente equivocado en el hecho de que el asesino número uno de niños tiene tan poca prioridad por parte de los gobiernos, los donantes y el público, agregó.