La esposa del narcotraficante encarcelado Joaquín Guzmán habló con los periodistas esta semana por primera vez desde su extradición el año pasado, declarando que ella no ha podido verlo en privado y que le preocupa su salud.

Emma Coronel Aispuro, una ex reina de belleza de 28 años, habló en la ciudad de Nueva York después de asistir a una audiencia en la corte de su esposo, comúnmente conocido como El Chapo.

Coronel dijo que durante los últimos 15 meses solo ha podido ver a su esposo durante las audiencias judiciales.

“No tengo comunicación con él, ni visitas ni llamadas. Los únicos que tienen la oportunidad de verlo son las niñas y los abogados “, dijo.

“Mis preocupaciones se refieren a su salud porque sé que está en una muy mala condición psicológica, que se siente enfermo, según me dicen los abogados. Eso es lo que me preocupa, porque ¿cómo se enfrentará a un juicio si su salud no está bien? “.

Uno de los abogados de Guzmán dijo que las autoridades realizarán otra evaluación por un neuropsicólogo.

El equipo de defensa del fundador y ex líder del Cartel de Sinaloa se ha quejado de que su cliente está en confinamiento solitario en el Metropolitan Correctional Center en el bajo Manhattan.

Guzmán fue extraditado a los Estados Unidos en enero del año pasado para enfrentar acusaciones de tráfico de drogas, lavado de dinero, secuestro y asesinato.

Guzmán y Coronel se casaron hace 11 años y Coronel más tarde dio a luz a gemelas.