La economía china creció un 6,8% entre enero a marzo, desde un año antes, de acuerdo con la tasa oficial de crecimiento, el incremento ue ligeramente superior al previsto para el período, y no ha cambiado desde el anterior cuatrimetre.

Las últimas cifras del PIB están también por encima del crecimiento anual del objetivo de Beijing para este año de alrededor del 6,5%.

China es la segunda economía más grande del mundo, pero la dependencia de los préstamos ha generado preocupaciones sobre los niveles de deuda.

Los datos de crecimiento surgen en medio de las preocupaciones sobre las perspectivas de exportación de China, que se ha visto empañado por las crecientes tensiones con Estados Unidos, su principal socio comercial.

Pero el crecimiento podría atenuarse a medida que el gobierno continúe impulsando la reestructuración de la economía y el aumento del consumo interno. También lucha para contener los crecientes niveles de deuda y una burbuja inmobiliaria sin perjudicar el crecimiento.