La Corte Suprema de Brasil rechazó la solicitud de habeas corpus del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva de permanecer en libertad mientras apelaba su condena de doce años y un mes. Con los seis votos a la quinta decisión de la Corte para rechazar el habeas corpus, el ex presidente de dos mandatos puede ser arrestado en cualquier momento.

“Creo que no hay ruptura o desafío del principio de la presunción de inocencia con el comienzo de la sentencia después de la segunda instancia”, dijo la presidente del Tribunal Supremo, Carmen Lucía Rocha, al emitir su voto para rechazar la súplica y permitir la cárcel de Lula. convicción.

Las más de nueve horas de votación y algunas veces acalorados debates entre los jueces llegaron a su punto máximo alrededor de las 7:30 PM, cuando la jueza Rosa Weber emitió su voto para rechazar la solicitud de Lula. El juez Weber fue considerado el voto decisivo de la Corte, ya que todos los demás, excepto ella, habían expresado sus opiniones sobre el asunto antes de la sesión.

La defensa de Lula ya ha declarado que presentará una nueva apelación en el Tribunal Regional (TRF4) que condenó al exlíder por corrupción y lavado de dinero y que ya rechazó una apelación una vez.

El ex presidente, que comenzó como un líder sindical, pasó la mayor parte del día en la sede de la Unión de Metalúrgicos, dejando casi al final de la sesión sin hablar con los partidarios ni los periodistas.

La mayoría de los partidos políticos de Brasil emitieron declaraciones sobre la decisión minutos después de que el presidente del Tribunal Supremo Rocha declarara su voto. Con la excepción del PT de Lula (Partido de los Trabajadores) y el PSOL de extrema izquierda (Partido del Socialismo y la Libertad), todos los demás elogiaron el resultado.

“Una decisión en la dirección opuesta frustraría a la sociedad y resaltaría el sentimiento de derrota en la lucha contra la impunidad”, afirmó Nilson Leitão, líder del PSDB (Partido Socialista Democrático Brasileño) en la Cámara de Diputados.

El presidente de dos mandatos, Luiz Inácio Lula da Silva, es visto por muchos como el “padre de los pobres”, debido a los programas sociales de su gobierno.

Sin embargo, el partido de Lula no estuvo de acuerdo. “Existe una combinación de intereses políticos y económicos contra el país y su soberanía, contra el proceso democrático contra el pueblo brasileño”, señala la nota publicada por el PT.
“La nación y la comunidad internacional saben que Lula ha sido condenado sin pruebas en un proceso ilegal. Lula es inocente y esto se proclamará en un juicio justo “, aseguraron.

Según el diario Folha de S. Paulo, varios líderes, incluido el líder del MST (movimiento campesino sin tierra) Alexandre Conceição, amenazaron con ocupar “todos los edificios públicos” y “todas las tierras”.

“No habrá tierra que no será ocupada, no habrá aislamiento. No habrá edificios públicos que no serán ocupados “, dijo a una multitud frenética en Brasilia. “No hay más baile alrededor. Es un combate, es una guerra, es una batalla y vamos a ganar “, dijo, según el informe del periódico. Más tarde, sin embargo, invirtió su discurso, predicando “paz, democracia, no intervención militar”.

Los grupos internacionales de izquierda también intervinieron el miércoles en la decisión de la Corte Suprema, el destino de Lula y la democracia de Brasil.

El jueves por la mañana, el ex líder brasileño conocido como el “padre de los pobres” recibió el apoyo de los miembros del Parlasur (Parlamento del Mercosur), la Izquierda Unitaria Europea / Izquierda Verde Nórdica (un grupo político de izquierda en el Parlamento Europeo), así como el Parlamento Andino y el Parlamento Latinoamericano, según el documento enviado a la agencia de noticias EFE por representantes del Parlasur, con sede en Montevideo, Uruguay.

“Los legisladores europeos y latinoamericanos expresamos nuestra preocupación por la democracia brasileña y rechazamos otra violación aplicada por el Poder Judicial contra la Constitución brasileña y el debido proceso legal”, dijo el documento según EFE.