La estrella de Hollywood y activista Angelina Jolie se reunió el martes con el presidente de Perú, Martín Vizcarra, para discutir la crisis de refugiados de la región derivada de los problemas económicos de Venezuela.

Jolie llegó al país como representante del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados. A los dos se unieron el Alto Comisionado Filippo Grandi y el Ministro de Relaciones Exteriores de Perú, Néstor Popolizio.

Según la Associated Press, Jolie calificó la crisis de los migrantes venezolanos y la situación “impactante” que era “previsible y prevenible”.

Los dignatarios abordaron además cómo la ONU ofrecería asistencia a Perú para ayudar a apoyar la gran llegada de migrantes venezolanos. Se cree que hay alrededor de 400,000 venezolanos que han emigrado a Perú desde que su país entró en una crisis económica hace años.

Recientemente, Perú implementó requisitos de ingreso más estrictos para las personas de Venezuela, en línea con gran parte de la región en que se exige que los ciudadanos del país muestren sus pasaportes en lugar de sus tarjetas de identificación emitidas por el estado.
Jolie mencionó el martes en su conversación con Vizcarra que la cantidad de refugiados en todo el mundo ahora asciende a 68.5 millones de personas.

Ella dijo que apreciaba el trabajo del gobierno y el pueblo peruanos por la generosidad que les han brindado a los venezolanos.

Desafortunadamente, los inmigrantes venezolanos a menudo enfrentan duras xenofobias y estereotipos contra ellos en Perú. Las mujeres, en particular, enfrentan el acoso callejero y los estereotipos negativos relacionados con la prostitución, ya que han tratado de encontrar trabajo y mejorar las oportunidades en el país.