El juez de la Corte Suprema de Venezuela, Christian Zerpa, huyó a los Estados Unidos para protestar por el segundo mandato del presidente Nicolás Maduro. Las elecciones del año pasado no fueron libres y competitivas, dijo el ex lealista de Maduro a una estación de radio de Florida. Y acusó al presidente Maduro de manipular sistemáticamente a la Corte Suprema. En respuesta, el tribunal dijo que el señor Zerpa estaba huyendo de las acusaciones de acoso sexual. Los partidos de oposición boicotearon la votación de 2018, calificándola de una farsa.

El Sr. Zerpa había sido un aliado crucial para el Sr. Maduro en la corte, escribiendo una opinión legal clave en 2016 que justificaba la decisión del presidente de despojar al Congreso de sus poderes. Su partido socialista en el poder había perdido el control de la legislatura ante la oposición en una votación aplastante anterior ese año.

En una entrevista con la cadena de televisión de televisión por televisión (televisión por cable) EVTV el domingo, el Sr. Zerpa llamó a la Corte Suprema un apéndice del poder ejecutivo, diciendo que el presidente le diría a los jueces cómo resolver ciertos casos. Dijo que no había criticado públicamente el resultado de las elecciones de 2018 para garantizar que él y su familia pudieran huir a Estados Unidos.

Catorce países retiraron a sus embajadores de Caracas en protesta por el resultado de la votación en mayo pasado, y EE. UU. impuso nuevas sanciones económicas al país.

Antes de que se llevaran a cabo las elecciones, los Estados Unidos, Canadá, la Unión Europea y una docena de países latinoamericanos dijeron que no reconocerían los resultados.

La oposición había boicoteado la encuesta, mientras que el gobierno prohibió a muchos otros que participaran.