Los legisladores de Hong Kong votaron abrumadoramente para prohibir el comercio de marfil, en un movimiento que los activistas describieron como un salvavidas para los elefantes. A principios de este año, se introdujo una prohibición similar en China continental.

Las ventas de bienes irán desapareciendo gradualmente en Hong Kong, deteniéndose completamente en 2021. Antes de la votación, los manifestantes se reunieron frente a la legislatura de Hong Kong con letreros que decían: “¿Realmente necesitas palillos de marfil? Cerrar este masivo mercado de marfil ha lanzado un salvavidas a los elefantes”, dijo Bert Wander, del grupo global de defensa Avaaz.

¿Qué tan grande es el mercado de marfil de Hong Kong?

El marfil de los colmillos de animales, en su mayoría elefantes, se comercializa en Hong Kong desde hace más de 150 años. Se considera el mercado de marfil más grande del mundo WildAid Hong Kong, un grupo conservacionista, dice que la antigua colonia británica tenía un arsenal de 670 toneladas en 1989, cuando se prohibió el comercio mundial. Solo el marfil que data de antes de ese período está destinado a ser vendido, pero los activistas dicen que el comercio legal es a menudo una tapadera de actividades ilegales.

En julio de 2017, las autoridades de Hong Kong dijeron que se habían apoderado del mayor botín de marfil del mundo: unas 7,2 toneladas. Más del 90% de quienes compraban marfil en Hong Kong que pertenece a China continental, que hasta ahora había sido el mayor importador mundial de colmillos de elefante.

¿Qué significa una prohibición gradual?

El comercio en Hong Kong cesará en tres etapas. En primer lugar, se prohibirán los trofeos de caza y el marfil de después de 1975, cuando entró en vigencia la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES). Posteriormente, también se incluirá el marfil obtenido antes de 1975. Y finalmente, los comerciantes estarán obligados a deshacerse de sus existencias para 2021. Las sanciones por contrabando de marfil también aumentarán considerablemente. Bajo la nueva ley, los infractores podrían ser multados con HK $ 10m ($ 1.3 millones de dólares), el doble de la cantidad actual, o encarcelado durante 10 años en lugar de los dos actuales.

Muchos conservacionistas han aclamado la prohibición como una victoria. Alex Hofford de WildAid lo llamó un gran momento en la historia de la conservación del elefante. La legisladora de Hong Kong, Elizabeth Quat, dijo que la votación fue un gran día para los elefantes, pero que los cambios deben aplicarse de manera efectiva. “Ahora depende de nuestras fuerzas del orden asegurar la prohibición se implementa correctamente”, dijo.

Sin embargo, algunos activistas sienten que el plazo es innecesariamente largo. Señalan que los elefantes africanos siguen siendo asesinados por sus colmillos en grandes cantidades. La caza furtiva ha visto que la población ha disminuido en 110,000 en la última década a solo 415,000 animales, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.