Varios incendios forestales en toda la región griega de Attica han cobrado la vida de al menos 49 personas, dicen los bomberos. Con docenas de heridos, las autoridades han advertido de nuevas bajas y han pedido una respuesta a nivel de la UE.

Alrededor de la mitad de las víctimas son de la aldea de Mati, un centro vacacional en la costa este de la región de Attica, a solo 30 km de Atenas, dijo la brigada de bomberos local. Los medios locales también informan que unas 168 personas resultaron heridas en todo el país. “Algunos asentamientos desaparecieron del mapa”, dijo el alcalde de Rafina Pikermiou, Vangelis Bournos, a los periódicos locales.

Al informar que al menos 15 incendios arrasan simultáneamente tres frentes de la península ática, que incluye la capital, Atenas, el portavoz gubernamental Dimitris Tzanakopoulos advirtió de una “noche muy difícil” por delante dada la combinación de intensos vientos del oeste. Señaló que al menos 16 niños se encuentran entre los afectados por las llamas.

Después de que estalló el primer incendio en un bosque cerca del asentamiento costero de Kineta, a unos 55 kilómetros al oeste de la capital, los bomberos aún deben contener los incendios forestales en toda la península. Más de 300 bomberos, siete aviones y 10 helicópteros se movilizaron para enfrentar una situación extremadamente difícil, señaló Tzanakopoulos.

Los operadores de barcos privados también están ayudando a la Guardia Costera con el rescate. Según informes de los medios griegos, los bomberos constantemente encuentran cuerpos carbonizados.

El número de personas desaparecidas va en aumento, incluidos los turistas extranjeros que intentaron huir de las llamas en barcos. Más de 100 casas y cientos de automóviles han sido dañados por el incendio.

Ante la expansión de los incendios forestales, la gobernadora regional Rena Dourou declaró el lunes el estado de emergencia para la región de Attica, ordenando que las comunidades afectadas por los incendios forestales sean evacuadas. Grecia también solicitó asistencia internacional para hacer frente a los incendios cerca de la capital. Italia, Alemania, Polonia y Francia ya se han ofrecido para ayudar a combatir el incendio.

“La situación en Ática se ha salido de control”, dijo el martes el primer ministro Alexis Tsipras a los periodistas. “Tenemos que hacer todo lo posible porque hay personas en peligro”.