Los colombianos van a las urnas el domingo en las elecciones legislativas que verán a los ex miembros del grupo guerrillero de las Farc participar por primera vez. Los ex rebeldes, ahora conocidos como la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, recibieron 10 escaños en el Congreso como parte de un histórico acuerdo de paz firmado en 2016.

La votación está siendo vista como una prueba antes de las elecciones presidenciales de mayo. Los analistas esperan que la composición del Congreso de Colombia lo mismo, con los partidos conservadores que se oponen al acuerdo de paz esperando ganar una mayoría absoluta.

El partido Centro Democrático, liderado por el ex presidente y actual senador Alvaro Uribe, se prevé que gane la mayoría de los escaños. El partido de Uribe se ha opuesto ferozmente al acuerdo de paz y sus miembros incluyen a algunos de los enemigos más vociferantes de las Farc.

El acuerdo de paz polarizó al país porque los rebeldes de las Farc combatieron al gobierno durante más de 50 años y más de 260,000 personas murieron en el conflicto. Bajo los términos del acuerdo de 2016, las Farc tienen garantizados 10 escaños en la legislatura.

Los candidatos de Farc reconocieron que necesitan convencer a los votantes de que han cambiado, pero afirman que su participación en las elecciones representa un nuevo comienzo para el país. También incluirá las elecciones primarias del partido antes de las elecciones presidenciales de mayo. Pero el señor Londoño, más conocido por su nombre de guerra, Timochenko, no se presentará, después de retirarse de la carrera presidencial por problemas de salud. Se está recuperando después de someterse a una cirugía de corazón en una clínica de Bogotá el miércoles.

El presidente Juan Manuel Santos ganó la reelección en junio de 2014, obteniendo lo que presentó como un respaldo a sus esfuerzos para poner fin a la insurgencia rebelde. Apostó su reputación a asegurar un acuerdo de paz con las Farc y lanzó conversaciones de paz con el grupo dos años después de asumir el cargo en 2010.