El Papa Francisco, que está de visita en Perú, ha hablado sobre la violencia contra las mujeres en América Latina. En una misa en la ciudad norteña de Trujillo, el Papa calificó la violencia como una plaga que debía combatirse en toda la región. Según la ONU, la mitad de los 25 países con el mayor número de asesinatos de mujeres se encuentran en América Latina.

El Papa argentino, de 81 años, está en el segundo y último tramo de una gira regional de una semana. Hay tantos casos de violencia que permanecen silenciados detrás de tantas paredes, dijo el Papa el sábado.

Te pido que luches contra esta fuente de sufrimiento, incluida la legislación y una cultura que rechaza todo tipo de violencia. El jueves, el pontífice llegó a Perú desde Chile, donde se vio envuelto en una disputa por el abuso sexual clerical. Se enojó al acusar a las víctimas de un sacerdote pedófilo de calumniar a un obispo que según dicen trató de encubrir los crímenes del sacerdote.

¿Qué pasó en Chile? Al final de su visita, Francisco dijo que no había pruebas de que los abusos del padre Fernando Karadima habían sido encubiertos por el obispo Juan Barros.

Uno de los vástagos de Karadima, Juan Andrés Murillo, respondió diciendo que las palabras del Papa eran inaceptables.

La Iglesia Católica sufrió un golpe en Chile en 2010 cuando Karadima fue acusado públicamente de abusar de varios adolescentes en la capital, Santiago, a partir de la década de 1980.

En 2011 el Vaticano lo encontró culpable y lo sentenció a una vida de penitencia y oración. Nunca se enfrentó a un proceso penal en Chile porque había pasado demasiado tiempo, pero el juez que escuchó el testimonio de las víctimas en una investigación de un año los describió como veraces y confiables .