El gobierno escocés confirmó un caso de encefalopatía espongiforme bovina (EEB) en una granja en Aberdeenshire. Se han establecido restricciones de movimiento en la granja, mientras se llevan a cabo más investigaciones, dijo el gobierno en un comunicado.

El secretario de economía rural, Fergus Ewing, dijo: “Luego de la confirmación de un caso de EEB clásica en Aberdeenshire, activé el plan de respuesta del gobierno escocés para proteger nuestra valiosa industria agrícola, incluido el establecimiento de una prohibición de movimiento precautorio en la granja”.

La EEB, también conocida como enfermedad de las vacas locas, puede causar la enfermedad mortal de Creutzfeldt-Jakob (ECJ) en humanos.

La EEB devastó la industria agrícola británica en la década de 1990 con más de cuatro millones de reses sacrificadas para detener la propagación de la enfermedad. La Comisión Europea impuso una prohibición a la exportación de carne británica en 1996, que no se levantó hasta 1999. Francia continuó negándose a aceptar importaciones de carne británica hasta 2002.

China solo levantó la prohibición de la carne de res británica a principios de este año como parte de un acuerdo comercial con un valor estimado de 250 millones de libras durante cinco años.

Los funcionarios escoceses también hicieron hincapié en que los consumidores aún no deberían preocuparse por el caso porque la enfermedad no entró en la cadena alimentaria humana.

“Hay controles estrictos establecidos para proteger a los consumidores del riesgo de EEB, incluidos los controles en la alimentación animal y la eliminación de las partes del ganado con mayor probabilidad de portar la infectividad de la EEB”, dijo Ian McWatt, Director de Operaciones en Food Standards Scotland. “Se puede asegurar a los consumidores que estas importantes medidas de protección siguen vigentes”.