Descubierto por primera vez en 1913, a los investigadores les ha llevado más de 100 años desentrañar los secretos de la prenda.

Todo el mundo conoce la frustración que viene con tratar de encontrar un calcetín perdido. Ahora imagina encontrar uno 1.700 años después.

Eso es precisamente lo que sucedió cuando este calcetín del antiguo Egipto fue sacado por primera vez de un basurero a principios del siglo XX.

Hoy en día, el calcetín está permitiendo a los investigadores conocer los secretos de la moda, la manufactura y las prácticas comerciales egipcias durante el período antiguo.

El vibrante y colorido calcetín se remonta a 300 dC y se cree que fue destinado al pie izquierdo de un niño. Presenta el estilo egipcio tradicional de un compartimiento para el dedo gordo y uno más grande para los otros cuatro, lo que permitió a los antiguos egipcios usar sus calcetines con sus sandalias.

El calcetín se descubrió por primera vez en la excavación de un vertedero de 1913-1914 en la ciudad egipcia de Antinoupolis. Ahora está en manos de los investigadores del Museo Británico de Londres donde, con la ayuda de una tecnología nueva y no invasiva, pueden desentrañar mejor la historia de los calcetines.

Los investigadores, que publicaron sus hallazgos en PLOS One, utilizaron imágenes multiespectrales (MSI), una técnica que escanea artefactos y detecta pequeños indicios de colores, para analizar el calcetín. MSI permitió que el equipo descubriera que el calcetín de rayas de colores se creó utilizando solo tres tintes: rojo, azul y amarillo.

Debido a que el calcetín solo se creó con unos pocos tintes, los científicos pudieron determinar cuán innovadores eran los antiguos egipcios con sus escasos recursos y procesos de tejido.

Quizás lo más interesante de la investigación es que podría hacerse de manera no invasiva y, en consecuencia, preservar mejor el delicado hallazgo.

“Anteriormente, tendría que tomar una pequeña parte del material de diferentes áreas”, informó la Dra. Joanne Dyer, científica del Museo Británico y autora principal del estudio PLOS One. “Y este calcetín es de 300 A.D. Es pequeño, frágil, y tendrías que destruir físicamente parte de este objeto. Mientras que con la imagenología multiespectral y otras técnicas, tiene una muy buena indicación preliminar de lo que podrían ser “.

Más allá de la comprensión de las tendencias egipcias, el calcetín también les contó a los científicos acerca de Egipto durante el período de la Antigüedad Tardía que duró desde 250 A.D. hasta 800 A.D y vio eventos como la conquista árabe del país.

“Estos eventos afectan la economía, el comercio, el acceso a los materiales, todo lo cual se refleja en la composición técnica de lo que las personas llevaban puesto y cómo estaban haciendo estos objetos”, dijo Dyer.

Parece que nuestras elecciones de moda antiguas podrían decirnos algo más que los gustos personales de quien las lleva, sino también la vida cotidiana de una civilización antigua.

Quizás este descubrimiento también sea la primera vez en la historia en que alguien está feliz de encontrar un solo calcetín.