En 1929, el compositor alemán Kurt Weill y el dramaturgo Bertold Brecht se unieron para crear una obra teatral conocida por su nombre original, Aufstieg und Fall der Stadt Mahagonny.

Cuando la ópera se completó el año siguiente y estaba lista para ser estrenada en Leipzig, los simpatizantes nazis se indignaron tanto por lo que estaban presenciando en el escenario, que estalló una revuelta dentro del teatro.

La debacle de la noche de apertura de una obra fascista considerada “depravada” marcó el comienzo del final de la carrera musical de Weill en una Alemania. Las audiencias de Bogotá están en un verdadero placer este mes cuando se levanta el telón en el Teatro Julio Mario Santo Domingo por primera vez alguna vez representación de esta sátira musical vituperativa, conocida por su nombre en inglés, Rise and Fall of the City of Mahagonny.

Ambientada en una ciudad del oeste americano, décadas antes de que se imaginara a Las Vegas, Mahagonny es un lugar licencioso y libertino, donde el comportamiento ilícito es recompensado con whisky y dólares. En esta distopía musical se encuentran tres criminales huidos y antihéroes de una partitura ricamente texturizada y seductora.

Rise and Fall of the City of Mahagonny es una coproducción entre el Teatro Mayor, el Teatro Colón de Buenos Aires y el Teatro Municipal de Santiago de chile. La puesta en escena de este moderno Sodom y Gomorra está en manos de Marcelo Lombardero, director artístico del Colón Teatre y fundador de la Ópera de Cámara de la entidad.

Lombardero recientemente interpretó a Lady Macbeth of Msensk para el Teatro Wielki de Poznan y la nombró “Mejor producción de ópera” en la temporada polaca 2011-2012. El director musical de la producción es el chileno Pedro Pablo Prudencio de la Orquesta Filarmónica de Santiago y un conductor invitado regularmente en el Teatro Municipal de Santiago.

La Orquesta Filarmónica de Bogotá (OFB), el Coro Filarmónico Juvenil de la OFB y el Coro Filarmónico de Bogotá están a cargo de la música en esta ópera de tres actos, considerada una de las más brillantes e ingeniosas de Weill. Mezzo-Soprano Evelyn Ramírez interpreta al fugitivo Leokadia y al tenor Pedro Espinoza, toma el rol de Fatty la Contadora.

El barítono Hernán Iturralde interpreta el papel de Trinity Moses, otro fugitivo, mientras que el tenor Gustavo López Manzitti es Jimmy Mahoney, un leñador de Alaska que se dirige a Mahagonny para encontrar alivio al frío.

Otros solistas en esta megaproducción incluyen a María Victoria Gaeta (Jenny Smith), Homero Pérez Miranda (Joe); Javier Felipe Cevallos (Tobby); Andrés Felipe Orozco (Jack); Juan Fernando Gutiérrez (Bill) .

Rise y Fall of the City of Mahagonny es una obra poderosa que aborda temas contemporáneos como la inmigración, la alienación y el capitalismo voraz. Es un trabajo tan pertinente hoy como cuando Brecht y Weill se sentaron a imaginar una utopía musical convertida en crítica de los valores sociales de la República de Weimar.

El público también disfrutará de “Alabama Song”, el himno de la ópera a los sueños no correspondidos e inmortalizado en 1967 por Jim Morrison, vocalista de The Doors. Las actuaciones comienzan a las 8:00 pm del 27 de febrero, 1 de marzo y 3 de marzo.