El colapso del sistema público de atención de la salud en Nicaragua y el colapso de la ética médica y los derechos humanos en el país han sido condenados por la Asociación Médica Mundial. Refiriéndose a la situación que se deteriora rápidamente en el país, el presidente de la AMM, el Dr. Yoshitake Yokokura, dijo que los ataques contra los trabajadores de la salud, los vehículos médicos y los hospitales eran inaceptables.

Prosiguió: “La AMM respalda a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos al pedir al Gobierno nicaragüense que ponga fin de inmediato a este estado de cosas.
“La ley y el orden se han roto, el acceso a la atención médica básica se está frenando, las autopsias están siendo interferidas y los hospitales y clínicas públicas están rechazando a los manifestantes heridos. Esto no puede continuar.

“Tenemos informes de que los hospitales están cerrando sus puertas a los pacientes heridos, que los médicos y otro personal de salud están siendo presionados para no atender a los heridos y que los suministros médicos están siendo restringidos. Además, las bandas armadas destruyeron la semana pasada dos vehículos que utilizan los trabajadores de la salud para eliminar los mosquitos y luchar contra las enfermedades, como el dengue y la malaria.

‘Incluso hay informes de médicos y estudiantes de medicina secuestrados. “El Gobierno de Nicaragua tiene el deber de poner fin a esta clara violación de los derechos humanos. Es su deber garantizar que la atención básica de salud se restablezca sin demora y que el personal de atención médica y las instalaciones médicas estén protegidos “.