Más de uno de cada 10 niños de todo el mundo se pierden las vacunas básicas que salvan vidas, según cifras publicadas por la Organización Mundial de la Salud.

Para conmemorar la Semana Mundial de Inmunización, que se celebra del 24 de abril al 28 de abril, la OMS destaca la importancia de las vacunas, pero también advierte que una gran cantidad de niños no reciben ninguna vacuna.

Se estima que 19.5 millones de niños perdieron la vacuna básica contra la difteria, el tétanos y la tos ferina (DTP) en 2016, estima la OMS.

A pesar de los esfuerzos para aumentar las tasas de vacunación en la última década, el progreso se ha estancado y solo el 86 por ciento de los bebés en todo el mundo – 116.5 m – recibieron la vacuna DTP básica.

La OMS dice que entre dos y tres millones de vidas se salvan cada año a través de la vacuna DTP, pero se podrían evitar 1,5 millones de muertes adicionales si la cobertura mejorara.

Alrededor del 60% de los niños que se pierden estas vacunas que salvan vidas viven en solo 10 países.