Con las festividades oficiales terminadas, la ciudad de Río de Janeiro comienza a consolidar los datos para la temporada de Carnaval de 2018. Con un estimado de seis millones de personas, de las cuales 1,5 millones eran turistas que asistían a las fiestas del bloco y los dos días de desfiles escolares de samba, los juerguistas del Carnaval dejaron más de 486 toneladas de basura en las calles de la ciudad.

“La ciudad se ha estructurado para un evento complejo y gigantesco, pero muchos blocos subestimaron sus números”, dijo el domingo al diario O Globo Marcelo Alves, presidente de Riotur (agencia de turismo de la ciudad).

En barrios como Copacabana, donde desfilan gigantes como el Bloco da Favorita, Comlurb (la empresa de residuos urbanos de Río) recolectó 35 toneladas de basura, el mayor volumen recogido en un bloco este año, según los funcionarios. Según datos de Riotur, más de 2.000 trabajadores de Comlurb fueron asignados a la tarea de mantener limpia la ciudad esta temporada de Carnaval.

En los dos días de desfiles escolares de samba en el sambódromo, Comlurb informó que recogió 120 toneladas de basura de los puestos y el lugar del desfile. “Solo en el Sambodromo se recogieron 3 toneladas de materiales reciclables durante los dos días de desfile y ya se enviaron a cooperativas asociadas (para reciclaje)”, anunciaron funcionarios de Comlurb en las redes sociales de la compañía.

A pesar de las leyes contra orinar en las vías públicas y tirar basura, desde el viernes 10 de febrero hasta el lunes 13 de febrero, 642 personas fueron multadas por una de estas dos actividades.