El presidente del fútbol boliviano, Evo Morales, ofreció ayuda a sus homólogos argentinos, uruguayos y paraguayos en su postulación conjunta para organizar la Copa Mundial 2030. Los morales hicieron la oferta a los igualmente apasionados presidentes, Mauricio Macri de Argentina, Tabare Vázquez de Uruguay y el paraguayo Mario Abdo Benítez durante la reunión regional de jefes de estado del Mercosur en Montevideo.

Propuso “dos o tres departamentos como sub-escaños” para el centenario de la Copa del Mundo, que se cumplirá 100 años desde la primera edición en Uruguay, ganada por los anfitriones. Morales, de 59 años, quiere “garantizar que en 2030 haya otra Copa Mundial en América del Sur”.

La última en el continente se celebró en Brasil en 2014. La edición de 2022 será en Qatar, mientras que los Estados Unidos, Canadá y México organizarán la edición de 2026.

Si se acepta su oferta, la sede boliviana de Hernando Siles Reyes en La Paz, que tiene una capacidad superior a los 40.000 requisitos mínimos de la FIFA para una sede de la Copa del Mundo, podría incluirse en la oferta conjunta de Sudamérica.

La oferta sudamericana se enfrenta a la competencia de Marruecos, España y Portugal y potencialmente a varias otras ofertas conjuntas, entre ellas una de Gran Bretaña e Irlanda y otra de una confederación de Grecia oriental, Grecia, Serbia, Bulgaria y Rumania.