El ex vicepresidente de la Nación Argentina, Amado Boudou, ya se encuentra en libertad luego de pasar un poco más de dos meses en prisión en la prisión de Ezeiza luego de una decisión de la Cámara de la Cámara Federal.

Los jueces Leopoldo Bruglia y Eduardo Farah revocaron la detención preventiva de Boudou en el caso debido a irregularidades en la entrega de los gastos de viaje del Ministerio de Economía, en la que el tribunal confirmó su enjuiciamiento y el de otros dos ex funcionarios

En un breve diálogo con los medios después de su liberación, Boudou criticó a la Justicia, el ex vicepresidente dijo que el poder judicial “es un sistema que está dando vuelta la presunción de inocencia. Tiene que ver más con el escarnio que con la Justicia. El Poder Judicial está haciendo abuso”.

Boudou dijo que “estábamos en una prisión de máxima seguridad sin ningún privilegio”.

El tribunal, por mayoría, había liberado el jueves a Boudou y su compañero y amigo José María Núñez Carmona, que ya había sido liberado de prisión, en el caso por enriquecimiento ilícito y lavado de dinero en el que fueron detenidos el 3 de noviembre. Pero el ex vicepresidente estaba en detención preventiva por los gastos de viaje que este viernes fue revocado. De esta manera, se lanzará en las próximas horas.

El ex vicepresidente recuperó su libertad, pero eso no afectará las causas que tiene.

Arrestado el 3 de noviembre por orden del juez federal Ariel Lijo, Boudou aumentó la lista de ex presos Kirchner. Ya incluían a Ricardo Jaime, José López, Julio De Vido y Roberto Baratta junto con empresarios como Lázaro Báez y antes de fin de año iban a agregar a más personas como Carlos Zannini, Luis D’Elía y Cristóbal López.

El magistrado ordenó la detención preventiva de Boudou y Núñez Carmona porque entendió que sus libertades eran un riesgo para el progreso del caso. Acerca del ex vicepresidente también alegaron sus “relaciones residuales” que habían dejado su camino a través del poder.

La Cámara Federal liberó a Boudou y Núñez Carmona el jueves en ese caso. Farah y Pociello Argerich dijeron que no había motivos para los arrestos y que habían estado detenidos durante más de dos meses sin que se hubiera resuelto su estado procesal.